Novedades TerBi

miércoles, diciembre 06, 2017

Entrevista con Abel Amutxategi, autor de "Jo,jo,jo"

Hace unos días Abel Amutxategi presentó en Bilbao, en Joker, su última obra "Jo,jo,jo" (https://lektu.com/l/ediciones-el-transbordador/jo-jo-jo/8023)
Hemos entrevistado al autor en torno a la misma.


- Zombis y Papa Noel. Vaya mezcla ¿Cómo se te ocurrió?

Los formatos cortos me parecen una gran vía para explorar temas desde diferentes ángulos. De hecho, creo que hay un hilo invisible que va uniendo todos los relatos que estoy escribiendo de un tiempo a esta parte.

La idea de ‘Jo, jo, jo’ nació precisamente mientras trabajaba en otro relato que formará parte de una antología dentro de no demasiado tiempo. En ese relato exploraba la relación de una pareja que tenía que hacer frente a un apocalipsis zombi. Era un relato despojado de todo humor en el que quería trabajar otros aspectos de mi narrativa. Pero, mientras lo escribía, mi mente de humorista no podía dejar de imaginar otros posibles desarrollos de esa misma premisa.
El humor nace muy a menudo de los contrastes. Así que se me ocurrió que podría ser interesante investigar qué podría suceder si un niño decidiera escribir una carta a Papá Noel en medio de un desastre como ése. ¿Cómo actuaría el Viejo Gordinflón en ese caso? ¿Conseguiría devolvernos El Espíritu de la Navidad®?


- El libro ha salido un poco pronto. Haber esperado unas semanas, y lo promocionabas con un puesto de venta en un mercadillo de productos navideños, o con un banner en una web dedicada a belenes ;-)

Dicen los sabios que la mercadotecnia escribe recto con renglones torcidos y estoy seguro de que 'Jo, jo, jo' sabrá llegar a sus lectores a pesar de todo el tráfago navideño.
Tengo una hija de seis años y eso me obliga a vivir la Navidad a todo trapo. Así que lo menos que podía hacer era sublimar mis sentimientos encontrados para con la Navidad con una historia como ésta. Algún reseñador ya ha dicho que es una obra “muy recomendable como incendiario regalo navideño”, y ésa es mi intención.
En un mes en el que todas las familias parecen estar obligadas a ser perfectas, ¿a quién no le gustaría vivir un apocalipsis zombi como éste? 


- El planteamiento inicial recuerda un poco a “Soy Leyenda”: humano, en este caso dos, rodeado de zombis

Creo que en este tipo de distopías la historia interesante no es la de la lucha de los protagonistas contra los zombis, sino la de la lucha de esos mismos protagonistas por construir una cierta cotidianeidad en medio de tanta desgracia. Los lugares cerrados son el mejor entorno en el que uno puede tratar este tipo de temas, aunque luego los zombis siempre terminen por aparecer para darle un poco de vidilla al asunto. 

- Por debajo del tono irónico de la narración, parece que hay un mensaje de mantener la esperanza en, o trabajar para que ocurra algo positivo, aunque esté todo muy chungo

Soy de los que creen que se puede tratar cualquier tema desde el filtro del humor. De hecho, cuanto más serio es un tema, más puede ayudarnos el humor a tratarlo. En este caso he querido hablar sobre el modo en el que hemos pervertido El Espíritu de la Navidad® y sobre el papel que puede jugar la esperanza cuando todo parece estar perdido.
Soy una persona que reevalúa sus convicciones de forma constante y este ‘Jo, jo, jo’ me ha servido para explorar los diferentes sentidos que puede tener una palabra tan manida como esa “esperanza”. La esperanza puede ser positiva si la entendemos como una herramienta que nos ayuda a mantenernos en pie en la adversidad, pero un exceso de esperanza también puede llevarnos al inmovilismo. Y entonces sería mejor dejar de confiar en esa esperanza para empezar a confiar en nuestras propias acciones, claro.
No voy a destripar la trama de ‘Jo, jo, jo’, pero digamos que la esperanza tiene en este caso un efecto inesperado. 


- Mezclas de terror y humor, aunque no excesivamente frecuente, sí hay ejemplos previos ¿Qué crees que aporta tu relato?

Yo siempre he creído que la literatura de humor es algo muy serio. Así que intento cuidar al máximo aspectos como la trama y, sobre todo, el estilo. Me gusta usar el lenguaje como fuente de humor. Elegir las palabras de forma que la cadencia de ciertas frases invite a la risa. Creo que ese estilo cuidado, como ya ha reconocido más de un reseñador, es una de mis señas de identidad. 

- ¿Cuáles son tus escritores favoritos?

Está claro que la sombra de Terry Pratchett es alargada. En cuanto uno mezcla el humor con cualquier tipo de fantasía, es inevitable que salga ese nombre tarde o temprano. Pero bebo de autores muy diferentes, muchos de ellos ajenos a la literatura de género.
Me encantan Vonnegut y Laura Fernández, su apóstol en nuestras tierras. La forma que tiene Eduardo Mendoza de utilizar el lenguaje y hacerlo plegarse a sus deseos. La insultante creatividad de Rodrigo Fresán. Los relatos de Tim Pratt y Robert Shearman. Y, cómo no, toda esa ya-no-tan-nueva remesa de compañeros humoristas entre los que destacaría a Sergi Escolano, Bandinelli, Ángel Sanchidrián, Pablo García Maeso y Sergi Álvarez.
Si usted no se ríe, será porque no quiere. 


- ¿Estás escribiendo algo ahora?

Ahora estoy corrigiendo un libro infantil que tal vez vea la luz en 2018. Estoy seguro de que más de uno se estará mesando los cabellos al leer esto, pero tengo que decir que para mí éste es un cambio de registro sólo aparente. Sigo interesado en codificar la realidad a través de la fantasía, y creo que la literatura infantil ofrece un terreno muy propicio para esa labor.
Tengo un par de proyectos en cartera para cuando termine con eso, pero como no sé por cuál me decantaré llegada la hora…, mejor guardar silencio. 


- Si deseas añadir algo mas… 

No quiero despedirme sin recordar que en Lektu tenéis una pequeña precuela de 'Jo, jo, jo' en pago social. Se titula 'Contamíname' y explica cómo se desató la pandemia de la que habla 'Jo, jo, jo'. ¡Corred a por ella antes de que os visite el fantasma de las navidades pasadas!
Si os interesa saber más sobre lo que hago, podéis encontrarme en mi blog www.comoescribirunlibro.com o en Twitter (@yomelibro).
Que ustedes lo lean bien.

No hay comentarios: